Apatita en youtube
Apatita en facebook

Besiberri Norte

Subida al Besiberri Norte desde la presa de Cavallers - Agosto 2009

El Parque Nacional de Aigüestortes está situado en el pirineo leridano y su paisaje, modelado por el glaciarismo cuaternario, alberga más de 200 lagos o estanys. Es también un sitio de alto valor biológico y de conservación de los ecosistemas de alta montaña. Además, el valle de Boí alberga un importante conjunto de arte románico declarado Patrimonio de la Humanidad, como las iglesias de San Climent y Santa María de Taüll.

Ficha

Dificultad

Trepadas de II/II+ en las canales de la subida final al Besiberri Norte.

Tiempo

9 horas.

Distancia

12,5 kilómetros.

Desnivel

1300 metros.

Fotos

Ruta

Comenzamos la ruta en el aparcamiento de la presa de Cavallers. Se accede por la L-500 pasado el Pont de Suert. Caldes de Boí es el último pueblo antes de la presa.

Aparcamiento de la presa de Cavallers - Pleta de Riumalo (50 minutos)

Dejamos el coche en el aparcamiento y subimos a la presa por la pista asfaltada. Al comienzo de la presa hay un panel de información y un poste indicador. Seguimos la dirección al Estany Negre, bordeando el lago hasta la pleta de Riumalo, donde encontramos el desvío hacia el Besiberri.

Pleta de Riumalo - Estanyet de Malavesina (1 hora y media)

Desde la pleta, cruzamos el riuet del Estany Negre y subimos por el sendero del barranc de Malavesina. El sendero se mantiene al principio en el margen derecho del barranco, cruzando ocasionalmente los regatos que desaguan al barranco. Tras atravesar una zona encajonada y rocosa, salimos a una zona más abierta en la que subimos por empinadas praderas. El sendero acaba cruzando al margen izquierdo del barranco, y sube hasta el Estanyet de Malavesina.

Estanyet de Malavesina - Besiberri Norte (2 horas)

Desde el Estanyet, la ruta sube hacia la brecha Peyta, hacia el noroeste. No es el único camino, pero esta es la zona más pisada y señalada con hitos. La subida es empinada y, antes de llegar a la brecha, la ruta se desvía a la izquierda, ya de forma decidida hacia el Besiberri Norte. Más o menos en una hora de marcha hemos llegado a la primera chimenea que marca la subida a la cima.

La subida final al Besiberri Norte se realiza por cinco chimeneas que se enlazan por cornisas de derecha a izquierda. En general, la dificultad no supera II+, pero la sensación es bastante aérea. Los pasos más complicados están en las chimeneas, pero no son demasiado expuestos. La exposición es mayor en los tramos de conexión, pero la dificultad en ellos es baja. El tiempo total de subida puede ser bastante breve, pero depende del tráfico de gente que tengas por delante.

La primera chimenea tiene un bloque caído que la tapa parcialmente. Tras pasar el bloque y sin llegar al final de la chimenea, se sale por la izquierda. La segunda chimenea tiene una entrada un poco alta y solo se sube hasta la mitad, saliendo por la izquierda. La cornisa entre la 2º y la 3º chimenea quizá sea la zona más expuesta de la ruta. La tercera chimenea también tiene una entrada un poco alta, y es la zona más delicada para el destrepe. Tras subir unos primeros metros, nos metemos en la cuarta chimenea sin solución de continuidad. Al final de ésta, giramos a la derecha para subir por la quinta chimenea, que es solo una pequeña brecha que nos conduce hasta la cima.

Desde la cima del Besiberri Norte (3015 metros), hay una buena vista de los otros tresmiles del Parque. Por el sur vemos la cresta que conduce al Besiberri Sur y al Comaloformo. Por el este, la Punta Alta, y algo más lejos, el Tuc de Colomers, que no llega a tresmil por 70 metros.

Regreso (4 horas y media)

La bajada se realiza por la misma ruta. Se tarda menos de cuatro horas, pero aprovechamos para hacer fotos y varias paradas.